Virgen del Valle

En los días que Cubagua se encontraba en pleno desarrollo comercial gracias a la extracción de perlas que abundaban en sus mares, los fieles de esta isla encargaron a España la imagen de la Inmaculada Concepción para una de las dos iglesias que existían en esos tiempos en la isla, dicha imagen según la poca documentación existente se presume haya llegado en el año 1530.

La imagen fue bendecida por el vicario de Cubagua, el presbítero Francisco de Villacorta, quien había poblado la Villa del Espíritu Santo en la isla de Margarita, donde fueron buscando refugio los pobladores de Cubagua huyendo de los terribles  ciclones que azotaron la isla. El 25 de Diciembre de 1541 un inmenso huracán arraso Nueva Cadiz y con ella la iglesia dejando en ruinas la isla. Los pocos sobrevivientes de esta tragedia se trasladaron en 1542 a Margarita llevándose consigo la imagen de la virgen hasta una finca ubicada en el Valle, con el paso del tiempo el lugar dio el nombre a la imagen, que comenzó a llamarse la Virgen del Valle.

En el año 1608 una gran sequía se apodero de Margarita por lo que lo habitantes de la isla decidieron sacar la Virgen y llevarla en procesión hasta la Asunción, según testimonios de la época en el momento que llego la imagen a la ciudad se ennegreció  el cielo y comenzó a llover en toda la isla.

Desde ese día los devotos de esta imagen acuden a diario al Valle del Espíritu  Santo para ver de cerca a la "Virgencita", a la cual se le atribuyen innumerables milagros, tales como:

Lagrimas de sangre

La pintora Rosaura Gonzalo pintó un lienzo a la Virgen y a partir del 25 de Octubre de 1999, la imagen ha derramado lagrimas de sangre en siete oportunidades. De acuerdo por lo señalado por los diarios regionales, la Virgen habría hecho algunas revelaciones
a la artista plástica, entre otras que no quería que su imagen fuera elevada a su nicho en Basílica del Espíritu Santo.

El 18 de Diciembre de 1999 un representante de la diócesis de Margarita, presidida por el Obispo Rafael Conde, selló el cuadro, el cual fue precintado por el padre Roger Faneite, para ese entonces párroco del Valle del Espíritu Santo y quien levantó un acta que fue firmada por cinco testigos

 General Juan Bautista Arismendi

Durante la batalla de Matasiete el General Juan Bautista Arismendi recibió un disparo en el pecho, milagrosamente salvo su vida cuando la bala choco con la medalla de la Virgen que el llevaba siempre consigo. Comenzó desde ese día a correr el rumor del milagro de la virgen al General español y se decía que era su agradecimiento por el rescate que en medio de la batalla Arismendi y el sacristán Esteban Gómez hicieron de la imagen de la "Virgen Patriota", como la llamaban para esa época llevándola a la Iglesia de Santa Ana del Norte

El milagro de la perla

La leyenda dice que un pescador de nombre Domingo, mientras buscaba perlas en el fondo del mar fue alcanzado por un raya, debido a esto estuvo a punto de perder su pierna necrotizada, llegando a optar por la amputación para salvar su vida.

El primer milagro conocido se produjo luego que la esposa de Domingo ferviente devota de la virgen pidió por la sanción de su marido, este prometió entregarle a la virgen la primera perla que encontrara al sanar como pago por el milagro. Luego que Domingo recupero la salud y salvo su pierna volvió al fondo del mar para cumplir su promesa a la Virgen, abriendo una de las ostras encontró una perla que reproducía la forma de su pierna la cual ofreció como agradecimiento por el milagro que en el había hecho.